Terminando la región de Atacama la cual nos sorprendió y gustó mucho, nos despedimos de Miguel y Rosario y nos fuimos a continuar nuestra ruta, conocimos la playa de cifuncho y luego decidimos pasar a saludar a la hermana de la Taly en Tal Tal, Caleta Hueso, un lugar precioso perfecto para hacer la parada previo a meternos hacia la cordillera en dirección a nuestro Querido San Pedro de Atacama, en realidad para mi, ya que 14 años atrás había vivido una experiencia inolvidable en ese lugar: el internado rural de la universidad.

Llegamos de noche a San Pedro de Atacama después de casi 9 horas de ruta, aproximadamente unos 800 kms, a un lugar increíble donde nos esperaba Mauricio, dueño de Andes Nomads, un lugar que realmente nos enamoro, lo dije varias veces en nuestro instagram, era el real paraíso para las casas Rodantes. Cuando llegamos fue lo primero que nos llamó la atención, la cantidad de motorhomes europeos abandonados por la pandemia ahí, y que sus dueños me imagino no encontraban minuto para volver a seguir recorriendo esta área que de verdad es Espectcular.

En un principio planeamos la ida a San Pedro sólo como turistas, no pretendíamos trabajar ahí ya que habían dentistas en el consultorio, sin embargo recibimos una muy linda invitación desde la comunidad de Cucuter para instalarnos en su preciosa nueva enfermería y atender a las personas que viven en ese ayllú y el vecino: Solor. Fue tan amable la invitación de todos ahí cuando fuimos a conocerlos que no pudimos decir que no.

Asi fue como nos instalábamos en esa sede y atendimos a 107 pacientes más en dos semanas. Entremedio tuvimos una muy linda nota en vivo que nos hicieron para un programa para canal 13 Sin Despertador que conduce Chantal Aguilar y Polo Ramirez, quienes ya hace unas semanas nos pedían unos minutos para mostrar nuestro trabajo pero por problemas de señal no habíamos podido.

Como por la Pandemia estaban todos los lugares turísticos cerrados, se abrieron nuevas oportunidades para conocer lo no tan típico de San Pedro, como por ejemplo Vallecito, el cual se encuentra detrás del Valle de la Luna. Fuimos de atardecer post día de trabajo, y nos gustó tanto que decidimos pasar la noche ahí, fue mágico despertar en un lugar así. En la mañana fuimos a conocer el bus abandonado que había ahí desde 1980, y que la tarde anterior no logramos encontrar!

Unos de los agradecimientos mas lindos que hemos tenido en este viaje, fue la invitación que no hicieron las comunidades de llevarnos a la Laguna Cejar, la cual llevaba cerrada mas de 1 año, y que ni el más millonario podría pagar por entrar. Teníamos toda la Laguna para nosotros y la familia del presidente de Cucuter, Manuel.

No nos olvidaremos nunca de lo bien que nos trataron y atendieron esas dos semanas todos ahí: Marisol, Aldo, Luis, Hans, Claudia y su papá: Luis. con quienes compartimos unos ricos almuerzos por esos 10 días. Nos hicieron un canil increíble para los perros y hasta nos invitaron a las Termas de Puritama cuando terminamos nuestra labor ahí.

En la comunidad de Campers que teníamos en Andes Nomads, estuvimos con Andres de @motocultura, y nos volvimos a encontrar con la Tere Abumohor. Conocimos a Felipe e Isi de Casa Dorante, Jay, Kyle y Finn (Finnegan) un rucio delicioso de 3 años que andaba a pata pela todo el día y una familia de 5 franceses que recorrían en bici.

Quisimos ir también a los Geysers, pero como los del Tatio estaban cerrados fuimos a los Geysers Blancos que quedaban a 3 kms antes del Tatio. Decidimos pasar la noche ahí y vivir la experiencia de estar a -15ºC. Lo cual fue una sensación que no olvidaremos y la Roja tampoco ya que al otro día no quería partir hasta las 11:30 am a pesar de haber tapado el capot y dejarla apuntando al sol.

Esa mañana nos metimos al rio ahi abajo, las termas naturales mas lindas que hemos visto!!!!    a la bajada, paramos en las Termas de Puritama invitados por nuestros queridos amigos de Cúcuter. 

 Una Tarde fuimos a saludar a la Maca Suarez a su Atacama Loft & Glam quien nos invito a quedarnos una noche en sus tipies maravillosos lo cual nos hizo sentir en Africa. Si van a San Pedro (sin camper) no duden en quedarse en ese lugar! que además está 1 1 km del centro, ose ni tan cerca ni tan lejos. 

 Imposible mejores recuerdos de nuestro Querido San Pedro de Atacama, y luego de casi 4 semanas de tanto polvo y tierra decidimos bajar a Antofagasta para reencontrarnos con nuestro querido Mar

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *