Decididos a llegar esa noche a Carrizal Bajo, haciéndole zoom al mapa, divisamos una playa que parecía de mentira, y decidimos dormir ahí ese día, era de noche y encontramos un lugar muy lindo donde pasar la noche pero no era esa playa. La mañana siguiente nos va a saludar un señor quien nos relata que nos vio pasar cuando arreglaba su portón y que su hija recién titulada de la Uandes nos conocía de instagram, así que nos invito a pasar la tarde con ellos por la buena onda.

Cuento corto, nos quedamos 12 días estacionados en su casa con mejor vista imposible: la playa paradisiaca del mapa, nos hicieron sentir como en casa los Galeb: Alfonso, la Titi, La Anto, Fran Franciose, Nanda, Matias y Alfonso chico, los muchos perritos: Joselito, Zulu, Pitito, Zulema, Turko, Jalisco, entre otros. Conocimos tb a la Lily, la Piti. Nuestra

Nos ayudó a coordinar Cristian Martinez de la Caleta de Punta Lobos, presidente de la junta de una comunidad Diaguita de no mas de 60 personas, los atendimos a todos y estaban muy felices de recibir ayuda ya que habían muchos que nunca en su vida habían ido al dentista.

Tuvimos una super ayudante, la Anto Galeb, coleguita nueva quien fue una odontorutera más y nos ayudaba a atender, limpiar, hacer la pega administrativa y hasta esterilizar, en agradecimiento fuimos a Vallenar a atender a su abuelita que no podía moverse de su cama. Después de nuestra linda estadía con los Galeb Cortés, y con ganas de que no nos fuéramos, también se acababa el verano, 28 de feb, emprendimos rumbo a seguir explorando la linda región de Atacama.

Pasamos 2 días a cargar pilas y hacer trámites a Copiapó para luego continuar con nuestra ruta.

La primera parada fue en Barranquilla tratando de buscar algo o alguien para ver si podíamos instalarnos ahí para trabajar. no encontramos, y seguimos buscando, recorrimos puerto Viejo, y los alrededores de Bahia Inglesa, Caldera, Los Pulpos, Ramada.

Finalmente nos reunimos con la alcaldesa quien nos sugiere que nos instalemos en la casa de la cultura de Caldera, que estaba a 1 cuadra del Cesfam, cueck. no entendiendo nada de que el proyecto era instalarse en lugares que no tuvieran dentistas. finalmente nos salió el contacto de la “Stuardo esa”. Apenas llamamos a la Meche fue un amor con nosotros y le dijo al Pipe “usted y su señora son bienvenidos en mi querido Puerto Viejo, los atenderemos con reyes, vénganse no más! “

Así fue como llegamos a instalarnos en la sede de la caleta de Puerto Viejo, pegado a la casa de la Meche, la alcaldesa como le decían por allá. Nos costó la empezada ya que ese primer día de trabajo no nos llegó el generador que nos había ofrecido la municipalidad, en puerto Viejo solo hay luz de generador y lo prendían de 8pm a 12am. Les habíamos pedido también bencina para el generador y agua destilada para nuestros equipos. 

Atendimos a 77 pacientes de ahí, más pacientes de las localidades de el Pulpo, el Pulpito y Barranquilla, quedaron muy felices con la atención y nos pidieron que a la vuelta nos quedáramos allá.

Apenas llegamos a Bahía Inglesa, fuimos a almorzar al Tumorrou, dato de la Domi Ventura, nos dijo que ahí estaba Tomas Abelli, quien era dueño de un restaurant exquisito con ostiones vivos y los sour mas brutales, y que además navegaban ahí mismo. Terminamos muy amigos obviamente y gracias a el tb conocimos montones más. la Paula Jara Bianchi, seca pa la bici y construya su propio bus, un sueño, hasta le ayudamos a poner el techo.

Cachacho, como le decían a Alvaro Zaro, dueño de 13 motorhomes quien compro por la ganada del loto del papá! Ostionator. un personaje. un loco lindo. quien nos invitó finalmente a quedarnos en su “hostal” 10 días, un departamentito para 4 exquisito en bahía inglesa, en donde tb aprovechamos de descansar y reponer pilar para estos 3 meses de viaje que llevamos. 

Además de conocer mucha gente linda que de seguro se convertirán en amigos para toda la vida, nos visito el Mati, Cata y Dieguito. Arrendaron depa en caldera y nos sirvió también para descansar, lavar ropa, centro de operaciones y dormimos ahí un par de días también. Con el Mati estuvimos en Playa la Virgen, playa la Muela, y bahía inglesa y lo pasamos increíble! No quería que se fueran! Estuvimos también al mismo tiempo con la Tere y Anita: las Ruteranas.

Los días que trabajábamos en Puerto Viejo dormíamos a 4 kms de ahí: la preciosa Playa la Virgen, quien invitados por la Giovi y Claudio, nos atendieron como reyes. Estuvimos en los mejores spots del camping, la playa paradisiaca y extremadamente limpia y bien cuidada. Cada sitio de camping tenía su baño privado extremadamente limpio también. Hubo un par de noches que también dormimos en la explanada de playa grande, al lado de Puerto Viejo.

También compartimos con los Kuyenes, otra Paula Jara con el Manu, también andan en su camper con su gato Guati y estuvieron casi el mismo tiempo que nosotros en la región, coincidimos muchas noches en el Morro, playa las Machas, Ramada, Rocas negras, y la Virgen, nos regalaron huevitos de chocolates para repartir a los niños en semana santa, pero la verdad es que los comimos casi todos nosotros.

En cuanto al mar por esta zona, nos encantó: Surfeamos en el Pulpo, Supiamos y navegamos en la Muela y en el tumorrou, primera navegada en mar mía, felicidad pura.

Una tarde en el depa de Alvaro, nos llega la sorpresa de que aparecimos como noticia en el instagram de teletrece que le gustó a 30.000 personas, nuestra impresión fue máxima ya que eso ayudó a aumentar en casi 3000 seguidores nuevos (hasta ahí llevábamos 9.000 seguidores) y varios periodistas más que les gustó nuestra historia. Justo un día antes de eso nos llega la noticia de que la Fundación Odontoruteros ya era un hecho!

Nos despedimos de los amigos en la casa de Tomás con una completada, cargamos el campero y partimos a seguir recorriendo para llegar a la siguiente parada. Conocimos en esa ruta el Santuario de Granito Orbicular, playa Flamenco y playa Hippie en donde vinos una ballena saltando! Elegimos dormir en Portofino por que era un conocido spot de surf. Estuvimos 2 noches, pero no sufríamos ahí, estaba muy grande el mar.

Invitados por la Conaf y el Lodge Pan de Azúcar llegamos a este parque Nacional que no admiten mascotas, pero gracias a Aldrin que les había contado del proyecto se organizaron rápidamente y pidieron los permisos para que pudiéramos pasar a ayudar ahí, a los que viven en la caleta Pan de Azúcar, y guardaparques.

Conocimos ahi a Rosario y Miguel, los concesionarios del Lodge y camping. Tenían el lugar precioso y nos invitaron a dormir en un domo y a instalar nuestra clínica en la recepción con la mejor de las vistas que nos había tocado: La Isla frente a nuestras narices. Fueron tremendos anfitriones y nos preparaban los almuerzos más ricos después de cada día de trabajo.

Estuvimos ahí 1 semana y regalamos atenciones dentales a 56 pacientes. Los guardaparques en agradecimiento por haberlos atendido nos llevaron a conocer la zona y nos hicieron un tour maravilloso y no había absolutamente nadie! Fuimos a conocer Las Lomitas y unos miradores espectaculares.

En las tardes a veces nos metíamos al agua a hacer SUP, el Pipe en realidad, ya que yo aún sigo aprendiendo (después de 20 años tratando de surfear).

Agregar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *